MÚSICA

El amor, la madurez y los mil recursos del pop

La cantautora Florencia Nuñez estrenó "Palabra clásica".

En su nuevo disco, Núñez renueva su imagen y sonido. Foto: Matilde Campodónico

  •  
BELÉN FOURMENT11 sep 2017

Los que veníamos viendo a Florencia Nuñez en vivo ya habíamos entendido hacia dónde estaba girando su búsqueda musical. Los que no, los que sólo la tenían escuchada por su bonito disco debut Mesopotamia, estarán sorprendidos con este Palabra clásica que lanzó hace cuestión de días, y del que primero mostró el corte "Bailo en la silla".

Sorprendidos para bien, eso está clarísimo.

Si Mesopotamia era el promisorio debut de una dulce rochense que venía a instalarse en el panorama de las cantautoras montevideanas, compartiendo ese toque melancólico que es tan propio de la canción uruguaya; Palabra clásica es el salto cuántico de una mujer madura que va por romper fronteras y brillar en el continente. Es un disco ambicioso, que está a la altura de lo que pretende y que se mueve a grandes rasgos en el mismo círculo que algunas etapas de Natalia Lafourcade, Julieta Venegas y ese perfil de solistas latinoamericanas.

El cambio se nota desde el arte, en el que Nuñez que en su ópera prima se había presentado en alianza con la naturaleza, fresca y juvenil, ahora toma una pose formal con una sonrisa a medias, la mirada brillante pero intensa, la estética cuidada al detalle. Esa transición también está en las letras, que si bien vuelven a abordar el amor como tema central, lo hacen desde un nuevo lugar que es más atrevido y contundente, y que se plantea esos interrogantes que van surgiendo de camino hacia la adultez.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

"¿Cómo seré cuando deba lidiar con el llanto?" se cuestiona por ejemplo en "Revistas", que reflexiona sobre la maternidad y todo lo que eso conlleva.

Y el cambio termina de concretarse en este nuevo paisaje que es pop por todos lados, con una sonoridad y una estética que se impone y se realza con la buena producción de Guillermo Berta, quien ya había estado detrás de Mesopotamia, un factor clave para entender cómo desde su lugar potenció la búsqueda de Nuñez.

Las palmas juguetonas de "Tengo un imán contigo", los arreglos de viento de "Todo indica que caí" y hasta las cuerdas de "Pacto" (qué belleza de momento), la rima del tema que bautiza el disco, las métaforas que no son ni demasiado pretensiosas ni demasiado lineales, que combinan lo abstracto con lo concreto; la forma en que está colocada la voz y los matices que muestra, la potencia de los estribillos pegadizos... Todo eso está estructurado de manera tal que se eleve al máximo tanto la esencia pop de las canciones como su belleza. Porque Palabra clásica es de esos discos que se definen sin demasiada vuelta: son lindos y punto, no hay más que decir.

El entrenamiento de tocar en vivo y de empezar a cambiar su impronta en escena, soltándose más y vinculándose mejor con las canciones, también tiene mucho que ver con el resultado final de este Palabra clásica que presentará el 21 de octubre en La Trastienda (las entradas están en Red UTS). Es una buena oportunidad para ver cómo ahora estas canciones, que ya venían apareciendo en el repertorio, terminan de acoplarse a su espectáculo y de completar el ciclo de este disco.

FLORENCIA NÚÑEZ

Disco: Palabra clásica. ¿Está online? Sí, en varias plataformas digitales. Tendrá versión física en algunas semanas. ¿Está bueno? Sí, hay una gran mejoría en comparación con su primer álbum, Mesopotamia.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.