FEMICIDIO

Procesaron al hombre que mató a su esposa en San José

Tras la reconstrucción del homicidio de Susana Icardi en predio rural de, el marido fue enviado a prisión.

Despliegue policial durante reconstrucción del asesinato de Susana Icardi. Foto: sanjoseahora.com.uy

  •  
03 ago 2017

El asesinato de una mujer de 74 años, Susana Icardi, dio un vuelco inesperado al confirmarse que fue el propio esposo quien, mediante un golpe en la cabeza con una pala pocera, puso fin a su vida.

Este crimen volvió a conmover a San José al tratarse del segundo asesinato de una mujer en un establecimiento rural del departamento. Una semana antes, en la zona de Chamizo, había sido ultimada otra anciana, de 91 años de edad.

Cuando se conoció la muerte de Icardi, se manejó al comienzo la hipótesis del robo. El marido, que tiene unas pocas vacas y cría gallinas en el predio, dijo entonces que se había ausentado de la vivienda, ubicada en el km 83 de Ruta 3, y al regresar se encontró con el cuerpo sin vida de la septuagenaria, quien presentaba un golpe en la cabeza.

Pero las primeras pesquisas hicieron dudar a la Policía de la versión del esposo, cuando al revisar la vivienda se encontró una pala con restos de sangre, escondida detrás de un galpón de madera que el matrimonio utilizaba como quesería en su establecimiento lechero.

Luego de tomarle declaración, el hombre quedó detenido el martes.

Ayer de mañana tuvo lugar la reconstrucción en el lugar de los hechos, en medio de un amplio despliegue policial, y una vez culminada la prueba, la Justicia tomó resolución.

El juez de San José, Duvi Teixidor, dictó el procesamiento con prisión del marido, de 65 años, por un delito de homicidio "especialmente agravado por el vínculo". La defensa anunció que apelará el fallo.

Extraño móvil.

Según informó a El País el inspector jefe de Policía de San José, William Martínez, el hombre se había enojado con la esposa todo el día "por el tratamiento que ella le daba a los animales".

El marido le delegaba las tareas del tambo a su esposa. El día del crimen, confesó a la Policía, tuvieron tres discusiones y la mujer le contestó que no iba a seguir cuidando de las vacas.

"Había dicho que estaba cansada, que no lo iba a ayudar más", contó Martínez.

Tras ese episodio, el hombre tuvo un ataque de ira y golpeó a la mujer en la cabeza con la pala, provocándole la muerte.

Miedo.

El homicidio de Susana Icardi desató una suerte de alarma general entre los residentes de las zonas rurales de San José, escenario de otros dos crímenes con similares características. Walter González, vecino de Icardi, se mostró indignado. "Ya no podemos vivir más en el campo, y no podemos estar armados porque no nos dejan", expresó.

Una semana antes se había perpetrado el asesinato de Bibiana Gallero, de 91 años, en su vivienda de Chamizo; el año pasado, otro anciano de 79 años, Albérico Walter Cedrez, había corrido una suerte fatal en la misma zona.

El viernes último, en San José de Mayo, centenares de vecinos marcharon reclamando justicia por los asesinatos de Gallero y Cedrez, ambos sin resolver hasta el día de hoy.

Unas 300 personas provenientes de diferentes puntos de San José participaron de la marcha que culminó frente a la Jefatura de Policía.

Pulse aquí para volver a la versión mobile.