vuelve "1 contra todos"

Cadú vs. la corrupción política

Han pasado ocho años de la salida de prisión de Cadú, el padre de familia que por accidente se vio involucrado en el tráfico de drogas. En la segunda temporada, el abogado se mete en el mundo de la política y su vida vuelve a correr peligro. Serán ocho capítulos de una hora que se verán semanalmente (23:45) por FOX Premium Series desde este lunes, día en que la temporada estará disponible completa en la App de FOX. Sábado Show estuvo en la etapa final del rodaje, en Rio de Janeiro.

En la primera temporada estuvo preso; en la segunda, se vuelve diputado. 

  •  
09 sep 2017 EN RIIO DE JANEIRO: ANALÍA FILOSI / FOTOS: FOX NETWORKS GROUP LATIN AMERICA

Se está terminando enero en Rio de Janeiro y hace calor, mucho calor. Dentro del enorme galpón donde se graban los últimos capítulos de la segunda temporada de 1 contra todos, la temperatura es más alta aún. Julio Andrade –Cadú en la historia- no para de correr y, lógicamente, transpira. El rodaje está en un parate, pero el actor brasileño no quiere salir de su personaje, que en la siguiente escena debe lucir sudado, agitado y sucio. No digamos por qué, sería adelantarle demasiado al espectador sobre lo que se vendrá en este nuevo año de la ficción que emite FOX Premium Series. La segunda temporada comienza el lunes, a las 23:45.

El abogado honesto y padre de familia que, en la primera temporada, terminó en la cárcel por error y se vio obligado a alimentar la mentira de que era un gran narco para poder sobrevivir en el mundo carcelario, ahora tendrá que salir a flote en otro mundo no menos cruel: el de la política. "Cuando tuvimos que pensar qué hacer para la segunda temporada, la inspiración fue leer el diario, donde hay una cantidad de noticias que la verdad no se pueden creer", recuerda Breno Silveira, director y uno de los guionistas de 1 contra todos.

Es así que se decidió trasladar a Cadú al mundo de la política y hacer que la historia avanzara ocho años en el tiempo. Tiempo que no será suficiente para que el protagonista esté completamente libre de su pasado tras las rejas, habrá muchas cosas de su paso por la cárcel que pesarán en el presente. "Lo que está bueno ahora es que la serie viró para una historia que no es verídica, una historia política", destaca Silveira, apuntando a que la anécdota que disparó 1 contra todos fue una historia real. "El drama principal del tipo que fue a la cárcel, tuvo que transformarse en un bandido y sobrevivir durante dos años en prisión, fue real. También lo fue el encuentro en la cárcel con el traficante de drogas. En la realidad no era un traficante internacional, pero sí un gran narco. En la serie esto se aumentó", acota el realizador haciendo referencia a la relación de Cadú con Pepe, el narco que encarna el uruguayo Roberto Birindelli y que regresa este nuevo año.

"Era importante ficcionar un poco para poder contar más", dice Silveira. Es así como hay lugar para la historia familiar del protagonista, la que tiene con su esposa, dos hijos y su suegro, todos personajes inventados, como la mayoría de los presos de la primera temporada. "La idea fue ver cómo este tipo, que fue largado en medio de esa confusión, de esa locura, se mantiene bueno, trata de mantener su integridad. Eso lo va a seguir persiguiendo, aunque el escenario se mude de la prisión al mundo de la política. Cadú va a tratar de sobrevivir, de mantenerse una persona ética a pesar de todo lo que ocurre a su alrededor", adelanta el director. "Lo de la cárcel fue fácil, lo de la política no tanto", apunta entre risas.

El mismo Cadú


Es hora de grabar la próxima escena y hay que hacer silencio. Andrade se acerca al dispensador de agua y se refresca, pero antes saluda a los periodistas que conoció el día anterior en rueda de prensa, cuando contó que encarar una segunda temporada de una serie fue para él "una experiencia nueva y maravillosa. Me dejó muy feliz poder darle continuidad a Cadú. Cuando terminó la primera temporada tenía la esperanza de poder seguir, para la segunda entré mucho más caliente. En la primera comencé a descubrir la historia, el personaje. En la segunda, la comprensión era mucho mayor". El actor no quiso visitar una cárcel de verdad, prefirió "mantener la frescura de la primera vez, no quería tener intimidad con ese universo".

Sábado Show estuvo en el rodaje en un galpón de Rio de Janeiro.

"Cuando empezamos a grabar la segunda temporada, me quedé muy impresionado porque Julio (Andrade) estaba mucho más dentro del personaje; los actores estaban muy mentalizados. Dije ¡Acción! y no sabía cómo iban a reaccionar, y estaban muy prontos, preparados y metidos en los roles", resalta Silveira. "Cuando uno escribe una historia, está pensando en los personajes; los actores los están viviendo dentro de ellos. Muchas cosas del rodaje vienen de ellos, de sus aportes. Todos los días mejoran el texto, lo cambian", agrega y sus dirigidos no lo dejan mentir. "Algo que Breno no va a decir de sí mismo es la generosidad con la que dirige. Es verdad que cambiamos mucha cosa. El espacio que nos da, cómo nos acoge, nunca lo vi", destaca Birindelli, otro de los que tiene escenas ese caluroso día de rodaje.

"Cadú no hablaría de eso", acota Andrade, como ejemplo de una de las frases típicas que le ha dicho al director durante las grabaciones. Eso hace reír al grupo y da pie para que Silveira diga que "una de las cosas buenas de la serie es el humor y Julio, con sus pequeños detalles, me hace reír. Es una serie con bastante humor, un humor de la vida, de lo cotidiano. Creo que la segunda temporada tiene más humor".

Igual, para el realizador, la fuerza de la serie está en "esa familia que se logró construir, el drama de esa familia. Ese lazo sobrevive y en la segunda temporada se mantiene". Es clave en ese universo la figura de Malú, la esposa de Cadú, que hace cosas hasta entonces impensadas para ella para lograr tener nuevamente a su marido en casa. "Hay una escena clave en la primera temporada destaca Julia Ianina, la actriz que la interpreta-, que es cuando ella le dice a Cadú: hacé lo que tengas que hacer, pero vos vas a volver a casa. Lo autoriza a que se meta con todos. Es un llamado que le hace, lo que permite que permanezcan juntos. Eso estrecha mucho los lazos y hace que ella pueda pasar mucho tiempo esperando a su marido". El abogado de la vida real en que se inspiró la historia tenía una mujer, pero poco se sabe de ella, así que Malú es ficción pura. "No supe de ninguna historia de ninguna mujer que haya pasado por eso. Si hay, por favor me la presentas", dice Ianina y provoca las risas de todos los presentes.

"La primera temporada es sobre cómo ese amor de pareja, ese amor de familia, permite que puedan sobrellevar el momento. En la segunda temporada, el amor se va a ver desafiado por el poder, que no deja de ser una cárcel, otro tipo de cárcel, otro tipo de aprisionamiento. Y se verá cómo el amor de ellos sobrevive a tamaño desafío", amplía la actriz, que sí estaba más familiarizada con el mundo carcelario porque fue parte de la excelente película Carandirú, de Héctor Babenco.

Ianina no tiene escenas en el caluroso galpón, está allí para hacerse las fotos promocionales de 1 contra todos. El escenario para ello es totalmente distinto, hay un ventilador y los actores están vestidos, maquillados y peinados "para la foto". Uno de ellos es el colombiano Marlon Moreno, que se suma a la nueva temporada de la serie en calidad de villano. "He estado dos meses preparándome para jugar los últimos cinco minutos del segundo tiempo de un partido. Vi toda la primera temporada y leí toda la segunda también. Son muchas sensaciones. Estoy como cuando cambian a un jugador de equipo y quiere demostrar lo mejor de sí para que lo tengan en cuenta para el próximo partido (risas). Eso es lo que está pasando conmigo en este momento", expresa quien fuera el protagonista de la exitosa El Capo, en Colombia, un actor muy futbolero, eso está claro.

El verano de la lata


"En esta temporada, tenemos muchas cosas que pasaron en la realidad. Puede parecer raro, pero casi todo tiene algo de real", señala Silveira sobre lo que veremos. Y enseguida se acuerda de una de esas historias tan graciosas como increíbles que estarán presentes. "Hay un episodio en el que Cadú decide huir en barco. Se tomó de un hecho real ocurrido en Rio de Janeiro, en 1988, de un barco que estaba pasando por aquí, lo pararon y antes de llegar al puerto tiró al mar muchas toneladas de latas con marihuana. Fue conocido como el verano de la lata. Yo tenía varios amigos que escondían las latas en la playa, pero que no eran traficantes (risas). Varias veces no se acordaban dónde (más risas). Muchas latas fueron encontradas años después". Y agrega con más humor: "algunos amigos terminaron convirtiéndose en pequeños traficantes porque había muchas latas".

Muchas escenas de acción para Cadú en esta segunda temporada.

Silveira nunca se vio haciendo un policial, lo de él eran las historias personales y por ese rumbo habían ido sus cuatro largometrajes Dos hijos de Francisco: La historia de Zezé di Camargo y Luciano, Era una vez, A beira do camino y Gonzaga: De padre a hijo- y las series que realizó. "Escuché la historia de un abogado que fue preso injustamente y eso me motivó. Imaginé que esa historia, ese drama, era una cosa universal. Creo que la gente vive en un mundo donde todos están preocupados por la ética, no importa si es Brasil, América Latina o los Estados Unidos. El drama ético es un drama universal". Así fue como aceptó hacer esta historia con la que cualquiera se puede identificar. "Es el drama de un ser humano de carne y hueso. Creo que el drama de esta familia, de esta familia contra todos, en cierta forma toca a personas reales. No estamos hablando de un psicópata, sino de personas que están intentando buscar la ética a pesar del drama que están viviendo", explica el realizador.

"El idioma portugués limita un poco porque no nos conecta con los otros países de habla hispana, pero somos iguales en varios aspectos que nos unen. Tenemos culturas diferentes, pero estamos mucho más cerca de lo que es Europa o Estados Unidos mismo. En América Latina somos mucho más parecidos, entonces sabemos de lo que estamos hablando", destaca buscando la razón por la que 1 contra todos tuvo tanto éxito en Latinoamérica, éxito que intenta repetir en este nuevo año.

"Hay muchas, muchas series en las que lo importante son las piñas y la acción. Lo que encuentro bonito de nuestra serie son los dramas, los dramas de cada uno. Qué harías tú en una cárcel, qué harías tú si fueras juzgado en el medio político siendo honesto", sigue Silveira, remarcando que lo que busca es dejar un buen mensaje, para sus hijas y para el público. "En todos mis trabajos, creo en el ser humano. No estamos perdidos, siempre hay una causa. Todas mis historias hacen una crítica, de cierta forma social, no son pesimistas, no transmiten que el mundo se acabó". En 1 contra todos la moral y la honestidad están por encima de todo.

Uruguayo boliviano


Más allá del mensaje que se busca dar, Silveira y los otros dos guionistas Thomas Stavros y Gustavo Lipsztein- son conscientes de que 1 contra todos es una ficción que procura entretener, por lo que se cuentan muchas cosas que mezclan acción, drama y humor. Así ocurrió en la primera temporada.

"La segunda tiene una cosa muy buena que es mostrar cómo sobrevive Cadú cuando los narcos lo vienen a buscar y cómo es la relación con su hijo, que ahora es adolescente. Es de las partes que más nos gustan de esta temporada: cómo te comportás cuando tu hijo adolescente te pesca con un montón de latas de marihuana, cómo le explicás. La relación es muy dura entre padre e hijo, se van separando, alejando", adelanta el director.

En este galpón está Joao Fernandes, quien encarna al ahora joven Téo, el hijo mayor de Cadú. Sus compañeros de elenco lo presentan como un talentoso actor. Ese día lo oímos gritar mucho… más no podemos contar.

Como ya dijimos, quien regresa es Pepe, el narco boliviano que Cadú conoce en la cárcel y que lo ayuda a mantenerse con vida y poder- en ese encierro. Lo interpreta Roberto Birindelli, un uruguayo que se fue muy joven a vivir a Porto Alegre y hoy es un conocido actor de TV Globo en Rio de Janeiro. "No quiero irme de acá ni atado", confiesa quien fue parte del elenco de la telenovela Imperio, emitida en Uruguay por Teledoce.

Julio Andrade con Roberto Birindelli, el uruguayo que hace de narco boliviano.

Pepe habla un poco en portugués, un poco en español y otro poco en portuñol. "Hay todo un trabajo para elegir cada palabra, para que no suene muy rara en un país pero que se pueda entender en otro. Entonces, tuve que hacer un trabajo, además de interpretación, casi literario. Hay palabras que nadie jamás entendería en Brasil, Breno me decía: esto, alguien del nordeste no lo va a entender. En la Globo siempre me agarran para algún personaje italiano, francés… entonces no fue tan difícil hacer eso", cuenta el uruguayo. "Pepe es muy gestual, un poco por el personaje, pero un poco también por la literatura. Hay palabras que, si las digo en español, no me las va a entender nadie. Entonces lo transformo en un gesto, que me permite decir en forma precisa la palabra que sería en español. Le estoy hablando siempre a dos personas… igual me divierto", señala Birindelli.

No fue lo único complicado que el actor debió afrontar a la hora de encarnar al temible narco. "Para mí, entender a Pepe fue complicado porque no es un traficante cualquiera. ¿Qué es lo que tiene de peculiar? Eso era lo que me interesaba. Incluso como ser humano, ¿qué puedo aprender de él? Eso me gusta al armar un personaje: qué puedo aprender, aunque sea un crápula. Y lo que vi mucho en Pepe fue la alegría, que yo no la tengo. Él es un diablo que está creando su diablito, con su lógica, y lo interesante no es si él está creando un buen diablo, sino el amor con que lo hace, el cariño. Breno nos dijo eso, no me interesan las peleas, me interesa un drama humano. Es el amor que se tiene con un hijo, Pepe trata a Cadú como un hijo y se frustra como cuando un hijo adolescente se manda una cagada cualquiera", detalla.

Confiesa además que el habano, tan característico de su personaje, apareció en las lecturas del guión. "Es el cetro de poder y lo pasábamos. Breno lo notó y dijo pará, pará, eso va a quedar así".

Porque 1 contra todos terminó siendo la serie de todos quienes trabajaron en ella, se involucraron mucho. Una anécdota de Birindelli lo pinta a la perfección: "durante la emisión de la primera temporada, nos reuníamos en mi casa con los actores y equipo, y hacíamos un asado para ver la serie. Y transmitíamos eso on line en Periscope, que nos mostraba mirando la serie y al mismo tiempo comentándola en vivo. La cantidad de conexiones que había era enorme. Fue increíble hacerlo, la gente nos hacía preguntas".

Igual se tomaron su tiempo para volver. El sofocante verano de Rio ya quedó muy lejos, lo que perdura son las escenas grabadas que en su momento dejaron tan conformes a sus responsables que está confirmado que Cadú y compañía volverán para una tercera temporada. ¿El escenario? Por ahora un misterio que deberá superar a la cárcel y a la política... o al menos estar a su altura.

De preso a diputado


Tras darse cuenta de que encontrar trabajo siendo ex convicto no es fácil, Cadú consigue un puesto en una ONG. Su éxito le sirve de incentivo para postularse como diputado en Brasilia. Es elegido sin saber que fue gracias a la ayuda de Pepe, que enseguida quiere cobrarle el favor. O hace todo lo posible para aprobar una ley que beneficia al cartel de Pepe o éste mata a su familia. Cadú trata de no entrar a la red sin fin de la corrupción, pero se aleja cada vez más de Malú y sus dos hijos.

El padre de familia intenta mantenerse íntegro a pesar de todo.

Cadú (Julio Andrade)

En la primera temporada fue preso por error y se hizo pasar por poderoso narco. En la segunda, será electo diputado.

Malú (Julia Ianina)


Esposa de Cadú y madre de sus dos hijos, debió hacer cosas impensadas para mantener a su familia unida y a salvo.

La esposa de Cadú y madre de sus dos hijos.

El narco boliviano financia la campaña política de Cadú.

Pepe (Roberto Birindelli)

Poderoso narco que protegió a Cadú en la cárcel y, ahora que éste es diputado, quiere cobrarse el favor.

Marlon Moreno

El actor colombiano se suma a la segunda temporada de la serie.


El actor colombiano se suma a la nueva temporada en un papel del que poco se sabe, salvo que es un villano.

China, el compañero de celda de Cadú en la cárcel, estará para ayudarlo.

China (ThogunTeixeira)


Fue compañero de Cadú tras las rejas y ahora lo ayudará en todo lo que deba hacer para mantener a su familia a salvo.

Breno Silveira


El director brasileño vuelve a estar a cargo de la serie, igual que en su tercera temporada ya confirmada.

El brasileño Breno Silveira vuelve a dirigir este drama, que también escribe.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.